domingo, 2 de agosto de 2015

Hoy se cumplen 140 años del nacimiento de las Hermanas de la Cruz

El próximo 18 de octubre se canonizará a la Madre María de la Purísima


El 2 de agosto de 1875 cuatro monjas sin hábito estrenaron convento en un cuarto con derecho a cocina del corral de vecinosnúmero 13 de la calle San Luis. Su ajuar era muy pobre: seis sillas, una mesa, un arca como ropero, un crucifijo, una estampa de la Virgen de los Dolores y cuatro esterillas como cama porque no había dinero para las tarimas de madera. Las comandaba una joven obrera sevillana, Ángela Guerrero González, que ideó un calvario de humildad, renuncias y entrega para estar más cerca de Jesucristo crucificado y para atender a los pobres, como si fueran el mismo Jesús, viviendo la pobreza de forma radical. Y tenían el amparo del padre José Torres Padilla, canónigo, consultor del Concilio Vaticano I, y conocido como el santero de Sevilla por la calidad de sus dirigidas espirituales, como Sor Bárbara de Santo Domingo y Madre Sacramento.

Quiso ser monja de clausura
Desde el principio, las Hermanas de la Cruz, hábito de parda y basta estameña y Evangelio vivo hecho carne, fueron muy queridas por los sevillanos y por los habitantes de los pueblos donde fueron abriendo casas. Sor Ángela de la Cruz, el faro de este instituto que vela a los enfermos, abre colegios y atiende a niñas huérfanas y a ancianas. La zapatera que quiso ser monja de clausura e hija de la Caridad, y a la que Dios tenía encomendada otra misión, ve crecer el Instituto en el que unificó la contemplación y el servicio activo a los hermanos.
En 1932 falleció Sor Ángela en loor de santidad, pronunciando las palabras del padre Torres: «No ser no querer ser, pisotear el yo» y comenzó su largo camino hacia la santidad reconocida por la Iglesia. La otra, la que siente y vive el pueblo, la tenía desde su muerte y se fue acrecentando durante los 50 años que pasaron desde su fallecimiento a su Beatificación el 5 de noviembre de 1982 en Sevilla por el Papa Juan Pablo II. Fue canonizada por el mismo pontífice el 4 de mayo de 2003 en Madrid.
Los hombres desconocemos los tiempos de Dios y no los podemos comprender. Pero Dios siempre sabe cuándo es el mejor momento. En el caso de Santa Ángela todo fue lento. Y en el caso de Madre María de la Purísima, su fiel discípula, la perfecta Hermana de la Cruz, todo muy rápido, porque va a ser canonizada antes incluso de que se cumplan 17 años de su muerte.
Seis años después de la muerte de la que fuera durante 22 años madre general de las Hermanas de la Cruz, en sólo siete meses de 2004, se abrió y cerró en la diócesis el proceso de canonización. El 13 de febrero de 2006 se clausuró el proceso diocesano de un milagro atribuido a su intercesión en la persona de la niña Ana María Rodríguez Casado. 2009 fue un año pleno para el proceso: el 17 de enero fue declarada «venerable» y el 5 de diciembre los teólogos de la Congregación para las Causas de los Santos aprobaron el milagro que era la llave de la beatificación, celebrada el 18 de septiembre de 2010 en el Estadio Olímpico. En noviembre de 2014, la consulta médica de la congregación aprobó el milagro de la canonización del que es beneficiario un armao de la Centuria Macarena, Francisco José Carretero Díaz, el «Carre», que en 2012 sufrió una parada cardiorrespiratoria y estuvo en coma 12 días. El pasado 6 de mayo el Papa aprobó el milagro y a finales de junio fijó la fecha de la canonización para el 18 de octubre de este año.

«Fábrica» espiritual
El Instituto de la Cruz, la «fábrica» espiritual donde se forjan las Hermanas de la Cruz, esas santas humildes y calladas que reparten el bien con alegría y sin aspavientos, pobres con los pobres, cumple hoy 140 años. Los frutos son palpables: dos santas, Santa Ángela y Madre Purísima, y el cofundador, el padre Torres Padilla, camino de los altares. Como broche de oro de este aniversario de entrega y amor, la canonización de Madre Purísima, la discípula fiel y perfecta.
Gloria Gamito
Fuente: ABC de Sevilla

No hay comentarios:

Publicar un comentario