lunes, 15 de diciembre de 2014

Ha fallecido nuestro hermano don Romualdo Jiménez Almagro, Diputado de Cultos de la Hermandad

Lamentamos comunicar la triste noticia del fallecimiento de nuestro querido hermano don Romualdo Jiménez Almagro, miembro de la Junta de Gobierno de nuestra Hermandad durante muchos años. La Misa funeral de corpore insepulto se celebrará mañana día 16 de diciembre a las 16:00 horas en la Parroquia de Santa María Magdalena.

Se nos ha ido un hombre bueno, sencillo, de carácter alegre y un cristiano ejemplar muy devoto de la Santísima Virgen al que echaremos mucho de menos. A sus 86 años de edad, ha sido durante muchos años el hermano más veterano de cuantos han vestido el hábito de nazareno acompañando a Nuestros Sagrados Titulares cada Viernes Santo.

Nuestro más sentido pésame a su esposa e hijos, a sus queridos nietos, a sus hermanas y demás familiares y amigos. Una familia muy vinculada desde siempre a nuestra Hermandad del Santo Entierro a lo largo de los años.

Rogamos  una oración por su alma para que goce de la cercanía de Nuestro Señor Jesucristo y de su Bendita Madre de los Dolores, Auxiliadora de los cristianos.

Su alma y las almas de todos los fieles difuntos, por la misericordia del Señor, descansen en paz. Amén.

Foto: Francisco J. Granado

jueves, 11 de diciembre de 2014

Belén de la Hermandad


A partir de mañana viernes, se abre al público el belén de la Hermandad instalado un año más por nuestro Grupo Joven, en esta ocasión situado en la plaza del Santísimo Cristo de la Esperanza. El horario de visitas del mismo es de 11:00 a 14:00 horas por la mañana (a partir del lunes 22), y de 18:00 a 21:00 horas por la tarde.

Durante los días de Navidad en que permanece abierto el belén, se recogerán -como en años anteriores- alimentos no perecederos destinados a las familias más necesitadas de nuestro pueblo a través de Cáritas. Fundamentalmente se necesitan alimentos de gran valor nutritivo como aceite, arroz, legumbres, pasta, leche, conservas...

Asimismo, como viene siendo habitual en los últimos años, el viernes 26 de diciembre (18:30 a 20:00 horas) y el sábado 27 (12:30 a 14:00 horas) el Cartero Real de Sus Majestades los Reyes Magos de Oriente visitará el belén de la Hermandad para atender las peticiones que los más pequeños a través de sus cartas realizan a los Reyes Magos.

Campaña de recogida de alimentos a beneficio de Cáritas

Foto: Francisco J. Granado
"Porque tuve hambre, y me disteis de comer"Mt 25, 35

Siguiendo las palabras de Cristo en el Evangelio de San Mateo, un año más la Hermandad convoca la campaña de recogida de alimentos no perecederos que durante los días de Navidad se celebra en el Belén de la Hermandad, siendo posteriormente entregados a Cáritas para ser repartidos entre los más necesitados de nuestro pueblo.

En estos últimos tiempos de difícil situación económica para muchas familias, el número de  personas que viven en el umbral de pobreza ha aumentado considerablemente en la provincia de Sevilla. Se pretende por tanto -a través de esta campaña-, la recaudación de alimentos básicos -arroz, pasta, legumbres secas, leche, aceite- de alto valor nutritivo  en la alimentación de las personas.

lunes, 8 de diciembre de 2014

¿Qué celebramos en la Solemnidad de la Inmaculada Concepción de María?

Foto: AciPrensa
Cada 8 de diciembre la Iglesia celebra la Inmaculada Concepción de la Santísima Virgen María. El dogma de fe según el cual la Madre de Jesús fue preservada del pecado desde el momento de su concepción. Es decir, desde el instante en que comenzó su vida humana.

A mediados del siglo XIX, el Papa Pío IX, después de recibir numerosos pedidos de obispos y fieles de todo el mundo, ante más de 200 cardenales, obispos, embajadores y miles de fieles católicos, declaró con su bula “Ineffabilis Deus”:

“Que la doctrina que sostiene que la Beatísima Virgen María fue preservada inmune de toda mancha de la culpa original en el primer instante de su concepción por singular gracia y privilegio de Dios omnipotente, en atención a los méritos de Cristo Jesús, Salvador del género humano, está revelada por Dios y debe ser por tanto firme y constantemente creída por todos los fieles..."

En Roma se envió una gran cantidad de palomas mensajeras en todas las direcciones llevando la gran noticia. Y en los 400 mil templos católicos del mundo se celebraron grandes fiestas en honor de la Inmaculada Concepción de la Virgen María.


Más información en el especial Inmaculada Concepción.

La Inmaculada

Hoy lunes, celebramos con todo esplendor en nuestra Archidiócesis la solemnidad de la Inmaculada Concepción, dogma definido por el Papa Pío IX el 8 de diciembre de 1854. El núcleo del dogma proclamado en aquella fecha, que todos los católicos debemos creer, afirma que la Santísima Virgen, "fue preservada inmune de toda mancha de la culpa original en el primer instante de su concepción por singular gracia y privilegio de Dios omnipotente, en atención a los méritos de Cristo Jesús Salvador del género humano". 
Foto: Alejandro Muñiz
La Concepción Inmaculada de María es una de las obras maestras de la Santísima Trinidad. En la plenitud de los tiempos, Dios Padre quiere preparar una madre para su Hijo, que se va a encarnar por obra del Espíritu Santo para nuestra salvación, para hacernos hijos adoptivos, para que seamos santos e irreprochables ante Él por el amor (Ef 1,4-5). Y piensa en una madre que no tenga parte con el pecado, no contaminada por el pecado original y libre también de pecados personales, limpia y santa.
La Concepción Inmaculada de María es consecuencia de su maternidad divina. Nadie más que Jesús ha podido diseñar el retrato interior y exterior de su Madre y, por ello, pudo hacerla pura, hermosa y "llena de gracia" (Lc 1,18), como hubiéramos hecho cualquiera de nosotros si hubiera estado en nuestra mano elegir las cualidades de quien nos ha dado el ser. Este privilegio excepcional es el primer fruto de la muerte redentora de Cristo. Mientras el común de los mortales somos liberados del pecado original en el bautismo por el misterio pascual de Cristo muerto y resucitado, María es preservada del pecado aplicándosele anticipadamente los méritos de su sacrificio redentor. Aquí encontramos la razón de su plenitud de gracia, de la ausencia durante su peregrinación terrena de pecados personales y de cualquier desorden moral. Este es el fundamento también de los demás privilegios marianos, entre ellos su Asunción en cuerpo y alma a los cielos. En María aparece de forma esplendorosa la victoria total de Cristo sobre el pecado y la muerte. En este sentido, María es la primera redimida, la más redimida, el fruto más acabado y hermoso del sacrificio pascual de Cristo, la "redimida de modo eminente" como la califica el Concilio Vaticano II (LG 53).
Esta verdad, definida por el Papa Pío IX, es una de las que más hondamente han calado en el alma del pueblo cristiano, cuyo sentido de la fe, ya en los primeros siglos de la Iglesia, percibe a la Santísima Virgen como "la sin pecado". La conciencia de que la Virgen fue concebida sin pecado original se traslada a la liturgia, a las enseñanzas de los Padres y de los teólogos. En el camino hacia la definición, pocas naciones han contraído tantos méritos como España. En siglo XVI son muchas las instituciones, que hacen suyo el "voto de la Inmaculada". Universidades, gremios y cabildos e incluso ayuntamientos juran solemnemente defender "hasta el derramamiento de su sangre" los privilegios marianos, especialmente el de la Inmaculada Concepción.
La conciencia de que María fue concebida sin pecado estalla en la época barroca, en la pluma de nuestros mejores poetas, en los lienzos de nuestros más inspirados pintores, en las tallas de nuestros más esclarecidos escultores e imagineros y, sobre todo, en la devoción de nuestro pueblo. Por ello, no es extraño que en España se viviera con singular regocijo y alegría la definición dogmática por el Papa Pío IX. Nuestra Archidiócesis no queda a la zaga en la defensa del privilegio de la Concepción Inmaculada de María. A partir del Renacimiento, en su honor se erigen cofradías, se celebran fiestas religiosas y salen a la luz numerosas publicaciones que defienden la limpia Concepción. A mediados del siglo XVII, son muchas las instituciones sevillanas, civiles y religiosas, que se imponen la obligación de jurar la defensa de esta hermosa doctrina en los actos de toma de posesión de sus cargos. Fruto de este fervor mariano son los cientos de cuadros y tallas bellísimos dedicados a la Inmaculada en nuestra Catedral y en todas las iglesias de la Archidiócesis, aspecto éste que llama poderosamente la atención de quienes venimos de otras latitudes geográficas.
La tradición inmaculista no debe perderse entre nosotros. Por ello, para estar a la altura de nuestros predecesores en la fe, vivamos con hondura la fiesta de la Inmaculada Concepción. Contemplemos largamente en el silencio orante las maravillas obradas por Dios en nuestra Madre. Alabemos a la Santísima Trinidad por María, la obra más perfecta salida de sus manos. Felicitemos a la Virgen y, sobre todo, imitémosla luchando contra el pecado y viviendo en gracia de Dios. Pidamos a Dios, con la oración colecta de esta solemnidad que Él que preservó a María de todo pecado, nos conceda por su intercesión llegar a Él limpios de todas nuestras culpas.
Para todos, mi saludo fraterno y mi bendición. Feliz día de la Inmaculada.
                                     + Juan José Asenjo Pelegrina
                                            Arzobispo de Sevilla

sábado, 6 de diciembre de 2014

Resultados del VII concurso de fotografías "Hermandad del Santo Entierro"


Un año más, coincidiendo con la celebración de la misa de Hermandad correspondiente al mes de diciembre, se celebró en la Sala Capitular de la Iglesia de San Roque, la entrega de premios de la 7ª edición del concurso de fotografías “Hermandad del Santo Entierro”. 

Tras una proyección audiovisual en la que se mostraban los trabajos presentados así como las fotografías premiadas, nuestro Hermano Mayor don José Matute, realizó la entrega de recuerdos a los fotógrafos premiados así como a los demás participantes. 

Aprovechamos para agradecer la participación de todos los fotógrafos que han presentado sus trabajos, que sin duda contribuyen a acrecentar el patrimonio gráfico de la Hermandad.

martes, 2 de diciembre de 2014

Ignacio del Rey Molina meditó los Dolores de la Santísima Virgen al pie de la cruz

Un año más, a las puertas del Adviento y finalizando el mes que la Iglesia dedica a la conmemoración de nuestros fieles difuntos, la Hermandad celebraba el pasado sábado la meditación del Stabat Mater, reunida en torno a sus Sagrados Titulares. 


El acto piadoso, enmarcado dentro del contexto sobrio e intimista que la Hermandad ha querido imprimirle desde sus inicios, fue presentado en esta ocasión por don Eduardo del Rey Tirado, que desde el cariño y aprecio hacia el meditador, desgranó el carácter comprometido de don Ignacio del Rey Molina, un cofrade "que pierde el tiempo" con quienes más lo necesitan. 


En este año, más que nunca, ha destacado el marcado carácter familiar de este acto, al darse la circunstancia de que tanto el meditador como su presentador guardan un estrecho vínculo familiar, compartiendo además vivencias cofrades en el seno de la Hermandad del Silencio de Sevilla, de la que ambos forman parte de su Junta de Gobierno. 


En su meditación, bellísima y con un carácter poético muy cuidado, Ignacio nos mostró una personal visión de los momentos de la Santísima Virgen acompañando a su Hijo Jesucristo, especialmente en el nacimiento en Belén y al pie de la Cruz en el Calvario, destacando el papel de María como Madre de la Iglesia. Asimismo, profundizó en el dolor del mundo de hoy, fundamentado en los principales problemas que azotan nuestra sociedad, como el hambre, el aborto, la crisis, la corrupción... desde un signo de esperanza en Cristo.


Durante el acto se interpretaron por primera vez las tres composiciones de capilla recientemente de dedicadas a los Sagrados Titulares de la Hermandad, haciendo entrega de sus partituras el propio compositor, don Francisco Jesús Cantero, al Hermano Mayor de la Hermandad.


Desde estas líneas aprovechamos para mostrar una vez más nuestras palabras de agradecimiento hacia don Ignacio del Rey Molina por su generosidad con la Hermandad, aceptando la invitación de meditar el Stabat Mater en su sexta edición. Asimismo, hacemos lo propio con don Eduardo del Rey Tirado, por su presentación del acto así como por su implicación desde los comienzos de este acto, plenamente consolidado en la vida de la Hermandad y en la agenda cofrade de nuestro pueblo.

 
Fotos: Andrés García - Jorge Hidalgo

lunes, 1 de diciembre de 2014

Diciembre. Misa de Hermandad


El próximo jueves 4 de diciembre, se celebra en la Iglesia de San Roque a las 20:00 horas, Misa de Hermandad por el eterno descanso de los hermanos difuntos de la misma. A las 19:30 horas, rezo del Santo Rosario a la Santísima Virgen de los Dolores. 

Una vez finalizada la celebración de la Santa Misa, se proyectarán -en la Sala Capitular del templo- las fotografías presentadas a la séptima edición del concurso que la Hermandad organiza cada año por estas fechas. A su conclusión se hará público el fallo del jurado realizándose la entrega de premios.

Aprovechamos para recordar que todos los viernes en horario de 18:30 a 21:00 horas, la Iglesia de San  Roque permanece abierta para que todos los fieles y devotos puedan orar ante Nuestros Sagrados Titulares.

sábado, 29 de noviembre de 2014

Iniciamos el Adviento

Queridos hermanos y hermanas:
Comenzamos en este domingo el tiempo santo de Adviento, que nos  prepara para recordar y celebrar la primera venida del Señor y nos dispone para acogerle en nuestros corazones en la nueva venida que cada año actualiza místicamente la liturgia.
Foto: Aciprensa
La Iglesia nos invita además a dilatar la mirada: el Señor que vino hace dos mil años, que viene de nuevo a nosotros en Navidad, vendrá glorioso como juez al final de los tiempos. Por ello, el tiempo de Adviento y toda la vida del cristiano es tiempo de alegre esperanza. Es tiempo también de vigilancia, a la que nos instan los evangelios de los últimos domingos del año litúrgico y también el de este domingo primero de Adviento, que termina con estas palabras: “Lo que os digo vosotros, lo digo a todos: ¡velad!”.
La vigilancia no es vivir bajo el temor de un Dios justiciero y vengativo que está esperando nuestros errores o pecados para castigarnos. Esta actitud de desconfianza y temor ante Dios y el mundo, sólo engendra personas obsesivas y escrupulosas, que piensan que Dios es un ser predispuesto contra el hombre, quien debe ganarse su salvación con sus solas fuerzas y luchando contra enormes imponderables.
La vigilancia cristiana es una actitud positiva que tiene como base el optimismo sobrenatural de sabernos hijos de un Dios que es Padre, que quiere nuestra salvación y nuestra felicidad y que nos da los medios para alcanzarla. Es concebir la vida cristiana como una respuesta amorosa a un Dios que nos ama, que es fiel a sus promesas y que espera nuestra fidelidad con la ayuda de su gracia.
La actitud de vigilancia debe gobernar toda la vida del cristiano, para saber distinguir los valores auténticos de los aparentes. Los medios de comunicación, en muchos casos difunden modos de pensar y de actuar que nada tienen que ver con los auténticos valores humanos y cristianos. En demasiadas ocasiones canonizan formas de comportamiento ajenas al espíritu cristiano. Se impone, pues, una actitud crítica ante lo que vemos, escuchamos o leemos y una independencia de criterio ante los mensajes contrarios al Evangelio con que, de forma directa o indirecta, nos agreden los medios de comunicación. Esta actitud crítica muchas veces nos deberá llevar a apagar el televisor o no encenderlo, para que no nos arrollen los criterios paganos e, incluso, anticristianos, que en ocasiones los medios nos brindan.
La vigilancia es también necesaria para que no debilite nuestra conciencia moral, para conservar una conciencia recta, que distingue el bien del mal, lo justo de lo injusto, lo recto de lo torcido. De lo contrario, la conciencia puede endurecerse hasta perder el sentido moral, el sentido del pecado, un peligro real para los cristianos de hoy. La vigilancia cristiana nos debe ayudar a poner los medios para conservar la rectitud moral: la confesión frecuente, precedida de un examen sincero de conciencia, y el examen de conciencia diario para ponderar nuestra fidelidad al Señor, son la mejor garantía para mantener la tensión moral y la delicadeza de conciencia.
Es necesaria también la vigilancia ante los posibles peligros que pueden debilitar nuestra fe o nuestra vida cristiana. El cristiano no puede vivir en una atmósfera permanente de temor, porque cuenta con la ayuda de la gracia de Dios, pero tampoco ha de ser un atolondrado, ni creerse invulnerable ante las tentaciones del demonio. Ha de vivir su vida cristiana con responsabilidad y sabiduría, para descubrir los peligros que ponen en riesgo nuestra fe y, sobre todo, el mayor tesoro del cristiano, la vida de la gracia, que es comunión con el Padre, el Hijo y el Espíritu, que vive en nosotros y nos da testimonio de que somos hijos de Dios. La vida de la gracia es ya en este mundo prenda y anticipo de la vida de la gloria, a la que Dios nos tiene destinados.
Para vivir la esperanza cristiana en la salvación definitiva no hay mejor camino que tomar en serio el momento presente en función de los acontecimientos finales, pues nuestro fin será como haya sido nuestra vida. Si cada día tratamos de ser fieles a Dios en nuestro propio estado y circunstancias, viviremos vigilantes y estaremos preparados para  "el día y la hora" de que nos habla el Señor en el evangelio  de estos días. De este modo no consideraremos la muerte como una tragedia, sino que la esperaremos con la paz y la alegría de quienes se preparan para el abrazo definitivo con el Señor.
Que sea Él quien aliente nuestra vigilancia con su custodia fuerte y amorosa, pues como nos dice el salmo, "Si el Señor no guarda la ciudad en vano vigilan los centinelas". Que la Santísima Virgen, a la que todos los días decimos muchas veces "ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte", nos cuide y proteja ahora y en los momentos finales de nuestra vida.
Para todos, mi saludo fraterno y mi bendición.
+ Juan José Asenjo Pelegrina
Arzobispo de Sevilla

jueves, 27 de noviembre de 2014

Gran recogida de alimentos en Arahal


Mañana viernes, 28 de noviembre, la Hermandad participa en "la gran recogida de alimentos" que se llevará a cabo en diversos comercios de Arahal, organizada por la Fundación Banco de Alimentos, haciéndose cargo durante toda el día de uno de los supermercados adscritos al proyecto (concretamente el Supermercardo Covirán ubicado en la calle Málaga). 

Allí mismo, un grupo de voluntarios se encargará de recoger los alimentos de primera necesidad para su posterior clasificación y distribución. Esperamos vuestro compromiso y colaboración.