jueves, 20 de septiembre de 2012

Los servicios de acogida de Cáritas triplican ya el número de personas atendidas

"Una sociedad más pobre, más desigual y más injusta”. Ésta es la constatación de los servicios de acogida y atención primaria de Cáritas en España, según revelan los datos del VII Informe del Observatorio de la Realidad Social (ORS), presentado esta mañana en Madrid por el secretario general de Cáritas, Sebastián Mora, y el coordinador del Equipo de Estudios, Francisco Lorenzo.

Bajo el título “De la coyuntura a la estructura. Los efectos permanentes de la crisis”, el Informe analiza a lo largo de cinco capítulos la acción desarrollada por la red de acogida y atención primaria de la Confederación Cáritas Española. En su séptima edición, el informe del ORS registra una multiplicación por 2,7 en el número de personas atendidas por la misma desde que se inició la crisis económica, que ha pasado de 370.251 personas en 2007 a 1.015.276 en 2011.

Las causas principales de este incremento siguen siendo, según se señala en el informe, el proceso sostenido de destrucción de empleo, que reduce de manera drástica las posibilidades de ingresos económicos en numerosos hogares, y la reducción y el agotamiento de las ayudas de protección social.

Las necesidades básicas más demandadas
Entre las necesidades básicas más demandadas, el mayor incremento registrado se refiere a las ayudas económicas para alimentación, seguidas de ropa/calzado y vivienda. Por detrás, aparecen otras necesidades, como gastos sanitarios y asuntos legales. En 2011, se registraron alrededor de 400.000 respuestas de ayuda económica para alimentación, más de 50.000 para vivienda y 60.000 para ropa y calzado.

De este modo, la inversión realizada por las Cáritas diocesanas para la ayuda económica a las personas y familias se ha duplicado desde 2007, hasta alcanzar cerca 33 millones de euros en ese último año.

Desde 2007, los recursos totales invertidos en atención primaria por la Confederación Cáritas Española ha superado los 112 millones de euros.

El perfil de las personas atendidas
Las mujeres siguen siendo el rostro más visible de las demandas de ayuda de emergencia atendidas por Cáritas. Destaca, asimismo, el elevado número de desempleados que han pasado de ser “recientes” -al inicio de la crisis- a ser de larga duración. Numerosas parejas jóvenes (de 20 a 40 años de edad) con hijos se han visto también muy afectadas, así como mujeres solas con familiares a cargo. Las parejas con hijos suponen el 40% y las familias monoparentales un 18%.

Asimismo, 5 de cada 10 personas acogidas en 2011 son inmigrantes. Un tercio de ellos están en situación de irregularidad, en muchos casos sobrevenida a consecuencia de la crisis. Se estima que Cáritas atiende cada año a 130.000 personas en situación de irregularidad.

En cuanto a los perfiles sociales que más aumentan, el Informe señala que son personas de nacionalidad española y extracomunitarias en irregularidad sobrevenida; en riesgo de perder su vivienda; parejas con hijos y, en menor medida, personas solas y familias monoparentales; jóvenes adultos con una edad de 30 a 44 años; y personas sin ingresos o con Rentas Básicas o Mínimas.

Una nueva estructura social
Junto a estos datos, el VII Informe del ORS revela situaciones y hechos que hablan de un cambio social que, más allá de la coyuntura de la crisis, está suponiendo la consolidación de una nueva estructura social. Para Cáritas, la insuficiencia y la reducción de la capacidad protectora del sistema público; el deterioro progresivo de derechos sociales; y el carácter permanente y estructural de las situaciones de exclusión "están consolidando una sociedad más pobre, más desigual y más injusta".

En este sentido, el Informe subraya: "Si cuando hubo crecimiento económico (período 1994-2007), no se redujo la pobreza -ni se consolidó la protección social, ni aumentó la proporción de inversión en gasto social del P.I.B.-, es difícil creer que salir de la crisis desde la óptica del crecimiento económico tenga consecuencias relevantes en la reducción de la desigualdad y la pobreza”.

Para sus autores, “la acumulación de desventajas en más de una cuarta parte de la población española conlleva un riesgo de dualización y de falta de cohesión social, que se viene constatando antes del inicio de la crisis”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario