lunes, 17 de septiembre de 2012

Nuestra Señora, la Virgen de los Dolores

La fiesta del 15 de Septiembre hace alusión a los Siete Dolores de la Santísima Virgen, sin especificar cuáles fueron éstos. Lo del número no tiene importancia y manifiesta una influencia bíblica, ya que en la Sagrada Escritura es frecuente el uso del número siete para significar la indeterminación y, con más frecuencia tal vez, la universalidad.

Según esto, conmemorar los Siete Dolores de la Virgen equivaldría a celebrar todo el inmenso dolor de la Madre de Dios a través de su vida terrena. De todos modos, la piedad cristiana suele referir los dolores de la Virgen a los siete hechos siguientes

1º. La profecía de Simeón
2º. La huida a Egipto
3º. La pérdida de Jesús en Jerusalén, a los 12 años
4º. El encuentro de María con su Hijo en la calle de la Amargura
5º. La agonía y la muerte de Jesús en la cruz
6º. El descendimiento de la cruz
7º. La sepultura del cuerpo del Señor y la soledad de la Virgen


Pero donde los Dolores de la Virgen rebasaron toda medida fue en el drama del Calvario y, especialmente, al pie de la Cruz. Detengámonos en su contemplación con el alma transida de compasión amorosa, como hacían los santos.


Antonio Alcalde OFM. Tánger
Iglesia Catedral Católica. Parroquia del Espíritu Santo


No hay comentarios:

Publicar un comentario