sábado, 20 de julio de 2013

A las puertas de unas nuevas Jornadas Mundiales de la Juventud

Aún con el recuerdo de las vivencias que los jóvenes de nuestra Hermandad experimentaron en Madrid en Agosto de 2011 con la participación en las Jornadas Mundiales de la Juventud presididas por el Santo Padre Benedicto XVI, la Iglesia se prepara para la inminente celebración de unas nuevas jornadas, -en esta ocasión en la ciudad brasileña de Río de Janeiro- las primeras presididas por Su Santidad el Papa Francisco.

A través de la presente entrada, a tres días del comienzo de los actos previstos, traemos al blog de la Hermandad la siguiente información, que entendemos puede ser de interés para aquellos que desde la distancia deseen seguir el encuentro a través de internet, televisión u otros medios.


JMJ: un sueño del Corazón de Dios

Todo comenzó con un encuentro promovido por el Papa Juan Pablo II en 1984.Fue un encuentro de amor, soñado por Dios y abrazado por los jóvenes.

Voces que necesitaban ser escuchadas y un corazón listo para acogerlas.

La Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), como fue denominada a partir de 1985, continúa a mostrar al mundo el testimonio de una fe viva, transformadora y a mostrar el rostro de Cristo en cada joven.

Son ellos, los jóvenes, los protagonistas de este gran encuentro de fe, esperanza e unidad. A JMJ tiene como objetivo principal dar a conocer a todos los jóvenes del mundo el mensaje de Cristo, pero es verdad también que atreves de ellos, el ¨rostro¨ joven de Cristo se muestra al mundo.

La Jornada Mundial de la Juventud, que se realiza anualmente en las diócesis de todo el mundo, ofrece a cada 2 o 3 años un encuentro internacional de los jóvenes con el papa, que dura aproximadamente una semana. La última edición internacional de la JMJ fue realizada en agosto de 2011, en la ciudad de Madrid, en España, y reunió más de 190 países.

La XXXVIII Jornada Mundial de la Juventud será realizada del 23 al 28 de julio del 2013 en la ciudad de Rio de Janeiro y tiene como lema ¨Id y haced discípulos entre todas las naciones¨ (Mt 28, 19).

Las JMJs tienen su origen en grandes encuentros con los jóvenes celebrados por el Papa Juan Pablo II en Roma. El Encuentro Internacional de la Juventud, por ocasión del Año Santo de la Redención pasó en 1984, en la plaza de San Pedro, en el Vaticano. Fue allá que el Papa entrego a los jóvenes la cruz que se tornaría uno de los principales símbolos de la JMJ, conocida como la cruz de la jornada.

El año siguiente, 1985, fue declarado Año Internacional de la Juventud por las Naciones Unidas. En marzo hubo otro encuentro internacional de los jóvenes en el Vaticano e en el mismo año el Papa anuncio la institución de la Jornada Mundial de la Juventud.

La primera fue diocesana, en Roma, en el año de 1986.Seguido por los encuentros mundiales: En Buenos Aires(Argentina-1987) – con la participación de 1 millón de jóvenes; en Santiago de Compostela(España-1989)-600 mil ; en Czestochowa(Polonia-1991)-1,5 millones; Denver(Estados Unidos-1993)-500 mil; en Manila(Filipinas-1995)-4 millones; en Paris(Francia-1997)-1 millón; en Roma(Italia-2000)-2 millones; en Toronto(Canada-2002)-800 mil ; en Colonia(Alemania-2005)-1 millón ; en Sídney(Australia-2008)-500 mil; y en Madrid(España-2011)-2 millones.

Más allá del hecho de estar en otros países, con sus encantos turísticos, la participación en la Jornada requiere un cuerpo preparado para la peregrinación y un corazón abierto para las maravillas que Dios tiene reservado para cada uno. Son catequesis, testimonios, acciones, ejemplos de amor al prójimo y a la iglesia, festivales de música e actividades culturales. Al final, un encuentro de corazones que creen movidos por la misma esperanza de que la fraternidad en la diversidad es posible.

Fuente:  www.rio2013.com

Fuente: Aciprensa

Oración
¡Oh Padre! enviaste a Tu Hijo Eterno para salvar el mundo y elegiste hombres y mujeres para que, por Él, con Él y en Él proclamaran la Buena Noticia a todas las naciones. Concede las gracias necesarias para que brille en el rostro de todos los jóvenes la alegría de ser, por la fuerza del Espíritu, los evangelizadores que la Iglesia necesita en el Tercer Milenio.

¡Oh Cristo! Redentor de la humanidad, Tu imagen de brazos abiertos en la cumbre del Corcovado acoge a todos los pueblos. En Tu ofrecimiento pascual, nos condujiste por medio del Espíritu Santo al encuentro filial con el Padre. Los jóvenes, que se alimentan de la Eucaristía, Te oyen en la Palabra y Te encuentran en el hermano, necesitan Tu infinita misericordia para recorrer los caminos del mundo como discípulos misioneros de la nueva evangelización.

¡Oh Espíritu Santo! Amor del Padre y del Hijo, con el esplendor de Tu Verdad y con el fuego de Tu amor, envía Tu Luz sobre todos los jóvenes para que, impulsados por la Jornada Mundial de la Juventud, lleven a los cuatros rincones del mundo la fe, la esperanza y la caridad, convirtiéndose en grandes constructores de la cultura de la vida y de la paz y los protagonistas de un nuevo mundo.

¡Amén!

No hay comentarios:

Publicar un comentario