miércoles, 6 de marzo de 2013

Benedicto XVI, ejemplo de humildad en su adiós


El pasado 11 de febrero todos nos quedamos perplejos ante el anuncio de Su Santidad el Papa Benedicto XVI de renunciar a la Sede de San Pedro, y de retirarse a dedicar sus últimos años a la oración y al estudio.

Esta noticia, de hondo calado para los católicos de todo el mundo, no puede pasar desapercibida para nuestra Hermandad, que siempre ha demostrado su filial afecto y adhesión al romano Pontífice, sea cual sea en ese momento.

Lo primero es elevar nuestra oración a Dios en agradecimiento por estos ocho años de fructífero pontificado: veinticuatro viajes pastorales por los cinco continentes, de ellos tres a España; tres encíclicas indispensables centradas en el amor, la esperanza y la caridad; sínodos de obispos sobre la nueva evangelización en octubre pasado; convocatoria del “Año de la Fe” en el que nos encontramos; una biografía magnífica de Jesús de Nazaret en tres libros que superan records de ventas; y un largo etcétera que solo el tiempo valorará en su justa medida.

Sin duda, a los cofrades nos ayudan sus profundos y sencillos escritos sobre Cristo, su Bendita Madre y la Iglesia. Un ejemplo sería su regalo a los dos millones de jóvenes que acudimos a Madrid en la Jornada Mundial de la Juventud de 2011. El catecismo para jóvenes “Youcat” es utilizado por jóvenes de la Hermandad que se preparan en la Parroquia para recibir el Sacramento de la Confirmación.

Benedicto XVI es, sin duda, un grandísimo intelectual. Mente privilegiada de gran profesor en sus pedagógicos escritos, y un gran Papa catequista. Destacado incluso fuera de la Iglesia.
Pero, por encima de todo lo publicado estas semanas sobre su figura, la Hermandad del Santo Entierro desea rendirle nuestro más sincero homenaje con enorme afecto. Sus palabras y gestos en Madrid llegaron al corazón de muchos hermanos que allí acudimos. Nos hizo querer más a Cristo y su Iglesia; más valientes, y como decía el lema de las jornadas: “arraigados y edificados en Cristo, firmes en la fe”.

Nuestro pastor, Monseñor Asenjo ha manifestado que Benedicto XVI ha restaurado certezas y clarificado doctrinas. Y esto nos ha hecho mucho bien.

Rezamos por él y el nuevo vicario de Cristo, convencidos de que la barca de la Iglesia llevará al mejor y entregado romano Pontífice.

Miguel Jiménez Maldonado
Publicado en el Boletín cuaresmal de la Hermandad

No hay comentarios:

Publicar un comentario