sábado, 16 de junio de 2012

25 años de Grupo Joven

El lugar fue la antigua sala de cabildos de San Roque, aquél primer domingo pascual del 16 de abril de 1987 un grupo numeroso y entusiasta de jóvenes pingüinos fueron convocados para volver a constituir el Grupo Joven del Santo Entierro, cuyo anterior precedente en 1981 no había tenido la suficiente continuidad. Comenzaba así una aventura que se ha mantenido viva y dinámica hasta el presente, un cuarto de siglo testigo de una etapa de renovación, cambios y de una mejor concienciación de nuestro ser cristiano, cofrade y ciudadano.

Tantos años dan para escribir interminables artículos por parte de muchos antiguos miembros, salpicadas de anécdotas, vivencias, emociones, proyectos realizados o frustrados, celebraciones, convivencias...Pero no es cuestión de volvernos nostálgicos ni de reivindicar el pasado de forma absoluta, ciertamente para muchos de nosotros son recuerdos imborrables. Cuando coincidimos en nuestro San Roque, y será también porque nos hacemos mayores, afloran con más fuerza esos momentos vividos, para siempre el Grupo Joven nos marcó. Y damos gracias a Dios por haber conocido a tanta gente, haber compartido tantas cosas con tantos hermanos, con otros grupos jóvenes,  parroquiales o movimientos juveniles. 

Foto: Víctor L. Gómez. Zamora
La maravillosa experiencia de la JMJ del pasado verano en Madrid sin duda simboliza los valores que han cimentado la historia del Grupo Joven, que le ha  permitido mantenerse en pie durante tantos años. Son tres principalmente: sentido de Hermandad, de Iglesia y sociedad, es decir, saber qué somos, dónde estamos y a quién servimos. La Hermandad nos convoca y nos reúne, en ella y desde la familia damos los primeros pasos en la fe,  en torno a nuestros Titulares.

Recuerdo que numerosas actividades del Grupo en el trienio 1987-1990  se focalizaron  hacia la Borriquita, proyecto de hermandad que unió a todo el pingüinismo.  Pero formamos parte de un todo, cuya cabeza es Jesucristo, en la Iglesia crecemos y maduramos en la fe, celebramos los sacramentos y desarrollamos nuestros carismas y vocaciones. No pasaron ni cinco meses desde que comenzara el Grupo Joven para que 8 miembros se incorporaran a las tareas parroquiales como catequistas de confirmación, desde entonces los vínculos se hicieron más fuertes.

Ver la pancarta del Grupo por las calles de Madrid el pasado agosto, rodeados de cientos de banderas de países del todo el mundo, de jóvenes de diferentes razas, lenguas, culturas, carismas eclesiales...arraigados  en Jesucristo nos llenó de enorme satisfacción para muchos de nosotros  ¡ha merecido la pena el esfuerzo y el trabajo de todos estos 25 años! Y es que la comunidad de los cristianos vivimos en medio de un mundo, acompañamos al resto de nuestros compañeros, amigos y vecinos en su proceso de búsquedas personales, necesitados de esperanzas y sentido existencial. Salimos al encuentro de otros jóvenes, en 1990 salió a la luz el primer "Pingüinos", esta entrañable revista que pretende dialogar con la sociedad y dar a conocer nuestras inquietudes. Desde el Grupo Joven siempre pusimos atención a promover actividades para los más desfavorecidos, organizar campañas de recogida de ayuda humanitaria, visitas, colaboraciones con entidades sociales y Cáritas.

Como dice Jesús "y obras más grandes haréis", hemos llegado a este presente tan entusiasmante que nos augura un futuro cierto para que el Santo Entierro siga aportando obreros a la viña del Señor. Hemos recorrido este camino, hacemos una parada para echar un vistazo a lo andado, pero hay que seguir caminando, y es que el corazón del joven pingüino nunca desfallece. Ánimo amigos, tenemos todo el tiempo del mundo, Cristo Yacente y la  Virgen de los Dolores nos acompañan, el Cristo de la Borriquita nos conduce. Por Ellos, por nuestros hermanos, por la Iglesia, por el hombre !ADELANTE!

Francisco Jiménez Maldonado
Publicado en la revista juvenil "Pingüinos"

No hay comentarios:

Publicar un comentario