miércoles, 11 de mayo de 2011

Madrid, parada en el camino

Foto: Archivo Grupo Joven. Camino de Santiago. 2002.
El próximo mes de agosto tenemos una cita ineludible, la Jornada Mundial de la Juventud que se celebra en Madrid del 18 al 21. Será un encuentro con la Iglesia universal donde el Papa nos convoca bajo el lema “arraigados y edificados en Cristo, firmes en la fe”. Una invitación a todos los jóvenes, tanto los que comparten nuestra fe como los que vacilan dudan o no creen, que puedan vivir esta experiencia de encontrarse con Cristo.
En la pasada convivencia de grupos jóvenes celebrada en nuestra iglesia de San Roque, pude percatarme de la necesidad de muchos jóvenes cofrades de profundizar en la fe, conocer la liturgia, celebrar con eficacia  los sacramentos y encontrar espacios donde compartir sus inquietudes. Es una realidad del joven de hoy, cuanto más si muchos no tienen puntos de referencia estables para construir su vida, sintiéndose así profundamente inseguros. La respuesta está en edificar sobre roca, desde las primeras raíces de la familia, los padres, la cultura heredada para llegar al encuentro personal con Jesucristo. 
Sin duda, para el joven pingüino, el Grupo Joven constituye el medio eficaz para echar raíces de fe y descubrir su vocación personal y producir su carisma. Recuerdo con cariño aquélla primera Jornada Mundial celebrada en nuestro país, en Santiago de Compostela, en el ya lejano 1989. Cómo el Grupo Joven nos dispusimos a prepararla con convivencias, reflexiones y una enorme pancarta que colgamos de la portada de la Iglesia –y que unos energúmenos la destrozaron  tras un concierto de rock-.
Es fácil caer en el activismo espontáneo y pasajero, como la mayoría de las asociaciones juveniles hacen, pero el Grupo Joven del Santo Entierro va a cumplir 25 años y eso no se improvisa ni es flor de un día. Nos decía Pepe Quirós, compañero de tantos encuentros, que el joven debe cimentar su vida en torno a las tres “P”: Proyecto, Pasión y Paciencia. Para los que queremos fundamentar nuestra existencia en torno al ideal del Evangelio lo tenemos claro, aquélla pancarta decía “Jesucristo: el camino, la verdad y la vida”
Francisco Jiménez Maldonado
Publicado en el Boletín de la Hermandad

No hay comentarios:

Publicar un comentario